Blog

Categorías E-commerce, Internet | Etiquetas , , , , , , , , ,

Llegan las Navidades… ¿creamos una tienda online?

Estamos en épocas navideñas y una cosa está clara: el comercio electrónico parece cada vez más una opción viable de venta. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competenciaen el último trimestre de 2013, el comercio electrónico en España facturó más de 3.400 millones de euros.

Como se puede observar, el crecimiento es imparable y se acentúa en el último trimestre, coincidiendo con Navidad. Esto abre un debate necesario en estas fechas: ¿ayuda realmente el comercio electrónico a vender más? Esto pone encima la mesa una pregunta aún más interesante  si cabe respecto al comercio electrónico y físico: ¿cuál es mejor y cuál es peor?

1. Confianza

Empezamos directos al grano. Hay la creencia de pensar que el comercio tradicional tiene ventaja sobre el electrónico, básicamente porque en el primero el contacto es físico, pero el comercio electrónico ha hecho grandes avances para generar confianza en los consumidores.

Gracias a la aparición de los sellos y códigos de confianza online, como AENOR o AGACE, los consumidores saben que pueden comprar con total seguridad en estos sitios. También con el proceso de compra seguro, con PayPal o Authorize como estandartes, ha ayudado al hecho que los consumidores apuesten cada vez más por la compra online.

La ayuda en línea, capacidad de gestión de comentarios de la página o unas redes sociales bien cuidadas refuerzan la idea de un sitio de confianza. De todas maneras, en este punto el comercio físico tiene una pequeña ventaja por delante, básicamente porque muchas de estas características (vinilos de garantía in situ o transacciones gracias a tarjetas electrónicas) se han aplicado al mundo digital.
Principales sellos de confianza online

2. Flexibilidad horaria

Si tenemos en cuenta los horarios comerciales tradicionales, la tienda electrónica ofrece una ventaja básica sobre la venta física: el comprador elige cuándo quiere realizar la compra, y no está restringido a los horarios de apertura.

Además, no hay una obligación por parte de la compañía o pyme de estar delante el ordenador gestionando las compras: cada vez que se produzcan se recibe un aviso, con lo que agiliza el proceso de compra. Por lo tanto, la venta online puede ser un complemento perfecto para la venta física.

3. Compras a medida

Otro punto que se debe tener en cuenta es la posibilidad de venta de otros productos. En punto físico la presión se realiza de forma directa a través del vendedor, mientras que de forma online se gestiona a partir de un programa de localización de recomendaciones. En otras palabras, la propia web recomienda otros productos parecidos al consumidor.

Otro punto positivo de las tiendas en línea es el gasto asociado al desplazamiento y la frustración de no encontrar el producto deseado: estos se disipan en seguida. De todas maneras, sí que es cierto que en el comercio físico existe la posibilidad de gestionar de una forma más rápida posibles huecos de demanda, que de otra manera tardarían más en localizarse.

4. Descuentos

Los descuentos pueden ser más agresivos en la red, debido a la reducción de gastos por el hecho de tener una tienda totalmente online. Los gastos fijos decrecen considerablemente. De todas maneras, si se quiere mantener también la tienda física es clave entender que un e-commerce no deja de ser otro canal de venta y ello refuerza las ventas de ambos canales.

5. Entonces… ¿E-commerce o tienda tradicional?

Nosotros lo tenemos muy claro: una u otra, pero ambas es mucho mejor. Se complementan a la perfección y los puntos positivos de una se refuerzan con la otra. Además, permite realizar el proceso de showrooming y webrooming de una forma más eficiente, ayudando al negocio, el cual explicaremos más adelante en un post.

De todas maneras sí que es cierto que un e-commerce permite tener una mayor flexibilidad y poder explotar un mercado que hasta ahora está inexplorado: las posibilidades son infinitas. Todo son oportunidades y ¿por qué no hacerlo en este período de Navidades?


Autor: Adrià Roca

Content & Marketing Online Specialist